29 Recíbanlo con amor cristiano
y mucha alegría, y denle el honor que una persona como él merece.