10 Dios llamó a lo seco «tierra» y a las aguas «mares». Y Dios vio que esto era bueno.