3 Al oír eso, Abram cayó rostro en tierra. Después Dios le dijo: