26 Después nació el otro mellizo, agarrando con la mano el talón de Esaú; por eso lo llamaron Jacob.
Isaac tenía sesenta años cuando nacieron los mellizos.