35 Otro salmo lo explica con más detalle: “No permitirás que tu Santo se pudra en la tumba”
.