8 ¡Él devorará a la muerte para siempre!
El Señor
Soberano secará todas las lágrimas
y quitará para siempre los insultos y las burlas
contra su tierra y su pueblo.
¡El Señor
ha hablado!