29 ¿No quema mi palabra como el fuego?
—dice el Señor
—.
¿No es como un martillo poderoso
que hace pedazos una roca?