30 »Por lo tanto —dice el Señor
—, estoy en contra de estos profetas que se roban mensajes el uno al otro y alegan que provienen de mí.