12 Esto dice el Señor
:
«Tu lesión es incurable,
una herida terrible.