10 »Así que no temas, Jacob, mi siervo;
no te dejes abatir, Israel
—dice el Señor
—.
Pues desde tierras lejanas los traeré de regreso a casa,
y sus hijos regresarán del destierro.
Israel regresará a una vida de paz y tranquilidad,
y nadie lo atemorizará.