18 Hasta los niños me menosprecian;
cuando me levanto para hablar, me vuelven la espalda.