8 Dios ha cerrado mi camino para que no pueda moverme;
hundió mi senda en oscuridad.