28 La inundación arrasará con su casa;
el enojo de Dios descenderá en torrentes sobre ellos.