29 Esa es la recompensa que Dios da a los malvados;
es la herencia decretada por Dios».