16 Dios me ha enfermado el corazón;
el Todopoderoso me ha aterrado.