20 Ellos pierden el apetito;
no desean ni la comida más deliciosa.