6 Mira, tú y yo, ambos, pertenecemos a Dios;
yo también fui formado del barro.