11 Mientras los amorreos estaban en retirada por el camino de Bet-horón, el Señor
los destruyó mediante una terrible tormenta de granizo que envió desde el cielo, y que no paró hasta que llegaron a Azeca. El granizo mató a más enemigos de los que mataron los israelitas a filo de espada.