48 ¿Habrá siquiera uno de nosotros, gobernantes o fariseos, que crea en él?