46 —¡Jamás hemos oído a nadie hablar como él! —contestaron los guardias.