26 Todos los aretes de oro pesaron unos diecinueve kilos,
sin contar los ornamentos reales ni los pendientes ni la ropa de púrpura usada por los reyes de Madián, ni las cadenas que sus camellos llevaban en el cuello.