8 Y a pesar de que lloro y grito,
cerró sus oídos a mis oraciones.