2 Cuando Jesús bajó de la barca, un hombre poseído por un espíritu maligno
salió del cementerio a su encuentro.