8 Cuando levantaron la vista, Moisés y Elías habían desaparecido, y vieron sólo a Jesús.