30 Entonces sus ojos se abrieron, ¡y pudieron ver! Jesús les advirtió severamente: