32 Cuando se fueron, un hombre que no podía hablar, poseído por un demonio, fue llevado a Jesús.