24 La riqueza es una corona para los sabios;
el esfuerzo de los necios solo produce necedad.