10 El que abandona el buen camino será severamente disciplinado;
el que odia la corrección morirá.