12 El enojo del rey es como el rugido del león,
pero su favor es como el rocío sobre el pasto.