32 Pues al final muerde como serpiente venenosa;
pica como una víbora.