32 »Y ahora, hijos míos, escúchenme,
pues todos los que siguen mis caminos son felices.