30 era la arquitecta a su lado.
Yo era su constante deleite,
y me alegraba siempre en su presencia.