8 Sin embargo, ya puestas en camino, Noemí les dijo a sus dos nueras:
—Vuelva cada una a la casa de su madre, y que el Señor
las recompense por la bondad que mostraron a sus esposos y a mí.