42 Pues recordó la promesa sagrada
que le había hecho a su siervo Abraham.