8 Aun así, él los salvó:
para defender el honor de su nombre
y para demostrar su gran poder.