18 No podían ni pensar en comer,
y estaban a las puertas de la muerte.