20 Envió su palabra y los sanó;
los arrebató de las puertas de la muerte.