8 Él convirtió la roca en una laguna de agua;
sí, de la roca sólida fluyó un manantial.