8 Me rescató de la muerte,
quitó las lágrimas de mis ojos,
y libró a mis pies de tropezar.