5 Si me olvido de ti, oh Jerusalén,
que mi mano derecha se olvide de cómo tocar el arpa.