3 En cuanto oro, tú me respondes;
me alientas al darme fuerza.