7 Ven pronto, Señor
, y respóndeme,
porque mi abatimiento se profundiza.
No te apartes de mí,
o moriré.