17 Puedo contar cada uno de mis huesos;
mis enemigos me miran fijamente y se regodean.