6 No te deleitas en las ofrendas ni en los sacrificios.
Ahora que me hiciste escuchar, finalmente comprendo:
tú no exiges ofrendas quemadas ni ofrendas por el pecado.