8 me complace hacer tu voluntad, Dios mío,
pues tus enseñanzas están escritas en mi corazón».