18 Nuestro corazón no te abandonó
ni nos hemos extraviado de tu camino.