17 Pues al morir, no se llevan nada consigo;
sus riquezas no los seguirán a la tumba.