15 Luego llámame cuando tengas problemas,
y yo te rescataré,
y tú me darás la gloria».