12 Si una persona no se arrepiente,
Dios
afilará su espada,
tensará su arco y le pondrá la cuerda.