21 Entonces me di cuenta de que mi corazón se llenó de amargura,
y yo estaba destrozado por dentro.